¿Por qué nos ciega la luz por la noche? | Tres Pies al Gato

Estás viendo la televisión un sábado por la noche, posiblemente un documental de Sir David Attenborough porque eres una persona con inquietudes. De repente, se va la luz. Te has quedado a oscuras, no ves nada a tu alrededor. Sin embargo, poco a poco vas mejorando tu visión, empiezas a distinguir formas. Entonces coges el teléfono y lo tuiteas. Pero, oh decepción, al devolver la vista a la habitación oscura descubres que la luz te ha cegado, vuelves a estar como al principio. ¿Por qué nos ciega ese fogonazo?

Muchos te dirán que es porque la pupila de nuestros ojos se dilata poco a poco en la oscuridad, lo que se llama midriasis, y que cuando nos da la luz se cierra de golpe dificultando la visión. Os pido que cojáis a esa gente y la alejéis de vuestra vida todo lo que podáis. Esto es un mito, el motivo es otro, es algo menos mecánico, porque la pupila se contrae y relaja en un suspiro. Hablemos de bioquímica.

Se sobreviene una explicación molecular. Hablaremos de la rodopsina y como la luz nos ciega al mandarla a paseo. Hablaremos de lo que cuesta sintetizarla de nuevo y de cómo esto es el pan nuestro de cada día de los astrónomos aficionados. Astrónomos que, de hecho, tienen un truco que contarnos para evitar que las luces nos cieguen así, solo necesitas una linterna y esmalte de uñas rojo. Toma buena nota.

 

Síguenos en:

Escucha el resto de episodios de “Tres Pies al Gato”:  AQUÍ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *