La historia del cerebro | A Ciencia Cierta

Puede que quede mucho por descubrir sobre nuestro cerebro, pero eso no significa que no sepamos nada. Hemos escalado montañas de conocimiento que parecían inabordables. Hemos llegado a profundidades de nuestra cognición que ni siquiera vislumbrábamos que existían, y todo ha sido gracias a la neurociencia. El cerebro usando a la ciencia para estudiarse a sí mismo, y esta es su historia.

Imagen tomográfica del cerebro coloreando sus diferentes estructuras.
Imagen tomográfica del cerebro coloreando sus diferentes estructuras.

Desde la Antigua Grecia, en la que el cerebro era entendido como un órgano refrigerante de la sangre y poco más, hasta nuestros días. Una contemporaneidad en la que pedimos que la neurociencia nos revele lo que está en su mano y lo que no, tratando al cerebro casi como la solución de todas nuestras incógnitas más abstractas.

Los códigos de conducta, la aparición de las ideologías y sus derrumbes, los fenómenos virales e incluso patologías cuya multifactorialidad introducen en el juego mucho más que un cerebro alterado. Para responderlas hará falta la neurociencia, por supuesto, pero no llegaremos lejos si trabaja sola. Entender esta simbiosis entre distintas ramas del conocimiento es crucial para comprender en profundidad el estado del arte en cuanto al estudio científico del cerebro.

Un programa de Antonio Rivera (@meteolp)

CONTERTULIOS:

  • Daniel Gómez
  • Ignacio Crespo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *