Matemáticas: Historia de los sistemas de numeración | A Ciencia Cierta

Los idiomas hubo que inventarlos. Pulirlos y hacerlos más complejos a lo largo de los siglos. Los primeros Homo sapiens no aparecieron hablando francés, por mucho que algunos lo crean. Del mismo modo, los sistemas de numeración tampoco aparecieron de la nada. Ha hecho falta mucho tiempo para alcanzar la perfección del que tenemos ahora, años de trabajo, ensayo, error, guerras y comercio.

Hueso de Ishango como carátula de un capítulo de A Ciencia Cierta: Matemáticas Historia de los sistemas de numeración
Hueso de Ishango

Si te digo que nuestro sistema de numeración es decimal y no posicional, posiblemente te quedes como estabas. Una de estas dos cosas es fortuita, la otra algo decisivo que nos ha permitido acometer las increíbles hazañas de cálculo que la historia nos ha presentado.

Que contemos en base 10 no es demasiado importante. Sencillamente significa que tenemos símbolos propios para los primeros diez números (contando el cero) A partir de ahí, el resto, los componemos combinando guarismos. Otras civilizaciones, como la mesopotámica, contaban en base 60, y nuestros ordenadores utilizan un sistema binario (en base 2).

En cambio, que tengamos un sistema de numeración posicional sí es una ventaja evidente. Es una forma de economizar la escritura de las cifras. No tenemos que acumular infinidad de símbolos para escribir números enormes. En un sistema de numeración posicional una cifra tiene un valor distinto en función de dónde se encuentre colocada. Por ejemplo: no vale lo mismo el 2 de 3200 que el 2 de 3002. El primer 2 está en las centenas y su valor se multiplica por 100, el segundo 2 está en las unidades y se queda triste, solo, liso y laso.

Los sistemas de numeración han sido una de las armas más poderosas de la humanidad. Un arma cuya historia desconocemos tanto que no podemos valorarla como deberíamos.

 

Un programa de Antonio Rivera (@meteolp)

Contertulios:

  • Fernando Cervera
  • José Blanca
  • Víctor Marco
  • Ignacio Crespo

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *