Diangóstico genético | A Ciencia Cierta

Desde que se descubrió la molécula de ADN y comprendimos su función, se ha fantaseado con poder leerla. Poder destriparla y ver sus entrañas como un adivino miraría las de su sacrificio, buscando un augurio. Hace años que estamos dando pasos en esta dirección gracias al diagnóstico genético.

No todo está escrito en nuestros genes, por supuesto. De hecho incluso lo que está escrito, en muchos casos, solo supone una posibilidad de que ese algo ocurra. Son nuestros hábitos de vida y nuestro entorno los factores más determinantes para definir nuestra salud. Sin embargo, algunas enfermedades están mucho más determinadas por la genética. En estos casos, saberlo a tiempo y tomar medidas puede suponer la diferencia entre la vida y la muerte.

Bucle de ADN como carátula de un capítulo de A Ciencia Cierta: Diagnósticos genéticos
Representación artística de un bucle de ADN

Conocer nuestro genoma significa poder predecir un gran número de enfermedades. Al menos aquellas que tienen una fuerte carga genética. Huntington, enfermedades cromosómicas, ataxia de Friedreich, etc. El diagnóstico genético es útil incluso para conocer la propensión de una persona a desarrollar algunas variedades de cánceres.

Sin embargo, a pesar de su grandísima utilidad médica, tienen sus limitaciones. No todo está escrito en nuestro genoma, el ambiente y nuestros hábitos de vida son cruciales en el desarrollo de muchas enfermedades. Sin embargo, las empresas que ofrecen test genéticos se extralimitan ofreciendo pronosticar la aparición de enfermedades muy poco influenciadas por la genética.

El futuro de la medicina está en la biomedicina, y el de la biomedicina, en gran parte, en la genética. La secuenciación del ADN será la norma en el futuro, pero hoy por hoy sus indicaciones son muy concretas. Someterse a ello por gusto es una pérdida de dinero, pero también un engaño y un riesgo para la salud.

 

Un programa de Antonio Rivera (@meteolp)

Contertulios:

  •  José Blanca
  • Ximo Cañizares
  • Chema Millán
  • Ignacio Crespo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *