Ciencia Paranormal | A Ciencia Cierta

Una buena historia de misterio siempre funciona, sobre todo cuando está basada en hechos reales. Esta es una de las claves por las cuales lo paranormal engancha a la gente.

A pesar de no existir ninguna prueba sobre la existencia de lo paranormal, esta no carece de defensores. Durante la historia de la parapsicología y otras cosas paranormales, sus investigadores han mostrado cierto conflicto de intereses. Han parecido dispuestos a omitir los evidentes sesgos de sus estudios y se han apresurado a afirmar como “demostradas científicamente” majaderías como la precognición.

Fotografía de James Randi como carátula de un capítulo de A Ciencia Cierta: Ciencia paranormal
James Randi

Cucharas que se doblan, listines telefónicos cuyas páginas pasan solas y mediums que pueden hacerte hablar con el fantasma de tu tía Marisa. Hoy en día todavía hay gente que cree en estas cosas, pero nada que ver con cuando surgió la “ciencia” de lo paranormal.

Paradójicamente, el pensamiento paranormal y el pensamiento crítico nacen hermanados bajo el mismo clima político. En los 60′ lo revindicativo vendía y todo aquello que pareciera “la autoridad” era susceptible de ser puesto en tela de juicio. Las malas prácticas científicas fueron la excusa perfecta para cuestionar el sistema. Surgieron proyectos de ciencia paranormal que ponían los fundamentos de la ciencia del revés. Proyectos en algunos casos gubernamentales.

Por otro lado también se forjó su predador natural, el escepticismo. Una corriente que persigue la evidencia a través del pensamiento crítico. La lucha entre escépticos y amantes de lo paranormal se recrudeció y moldeó a figuras icónicas como James Randi y Uri Geller.

Escudados en el relativismo posmoderno, los defensores de la ciencia paranormal han llegado hasta nuestros días. No son lo que eran, por suerte, pero han dejado a sus espaldas un rastro de sinsentidos y anécdeotas que no olvidaremos durante mucho tiempo.

 

Un programa de Antonio Rivera (@meteolp)

Contertulios:

  • Jose Blanca
  • Javier Cavanilles
  • Ignacio Crespo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *