Masa negativa; ADN mitocondrial; antes del Big Bang; el primer templo humanidad | Coffee Break

Toca poner las cosas patas arriba. Si bien los físicos se remangan para hablar sobre la posible existencia de la masa negativa y lo que había “antes” del Big Bang, yo me encargo de tratar un tema que también ha golpeado con fuerza las redes: las mitocondrias. Cuando en un tiempo alguien lea esto sin contexto se sorprenderá ¿mitocondrias? ¿mediático?, pero sí. Se ha descubierto algo sobre ellas que hasta la fecha creíamos imposible, casi como un dogma a memorizar por los médicos, biomédicos y afines. Hablamos en concreto sobre el ADN mitocondrial.

Mitocondrias simuladas por modelado 3D
Mitocondrias simuladas por modelado 3D

Nuestras células contienen en su núcleo una copia de nuestro código genético, eso lo sabemos. Lo que a algunos les sorprende es saber que las mitocondrias, un tipo de orgánulo que vive dentro de nuestras células, tiene su propio ADN. Un orgánulo que se encarga de llevar a cabo la respiración a nivel celular. Vamos, que no es algo precisamente prescindible.

Esto ya sorprende, que exista un ADN mitocondrial propio conviviendo con el nuestro en una misma célula llama la atención, pero aquí viene el siguiente giro. Hasta hace unos días creíamos que esas mitocondrias se heredaban únicamente de la madre. ¿Cómo? pues quedándose en el citoplasma del óvulo, flotando sin más. Teníamos asumidísimo que las mitocondrias de los espermatozoides (que haberlas hailas) eran destruidas por el óvulo durante el proceso de fecundación. Y tan asumido lo teníamos que la biomedicina de las enfermedades mitocondriales se ha zarandeado ante un nuevo descubrimiento que apunta a que esas mitocondrias paternas no siempre se destruyen.

Pero vamos a ver ¿Cómo afecta esto? ¿Cambia aquellos estudios que buscan nuestro último ancestro femenino común en la herencia mitocondrial de madre a hija? ¿Quién es nuestra Eva mitocondrial?

 

Un programa de Hector Socas (@hsocasnavarro)

Contertulios:

  • Juan Antonio Belmonte
  • Bea Ruiz
  • Bernabé Cedrés
  • Carlos Westendorp
  • Ignacio Crespo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *