Un teorema que vale tres millones de dólares y la importancia de los números | Raíz de 5

Tengo el enormérrimo honor de participar mensualmente en esta nueva temporada de Raíz de 5 con el gran Santi García, amigo y maestro en este mundo de la divulgación. En esta primera sección (13’05») me presento un poco y hablo de mi relación con las matemáticas, pero sobre todo, explico en qué consistirá esta colaboración. Cada mes os traeré la historia de una personalidad matemática, un gran personaje de esta disciplina, pero con una vida tan turbulenta que sería digna de dos, tres o googolpex biopics (pero buenos, no como el de «El hombre que conocía el infinito»). Hablemos de mates, pero no solo de números.

Oca como carátula del programa de Raíz de 5: Un teorema que vale tres millones de dólares y la importancia de los números
Una oca cualquiera que bien podría ser descendiente de la famosa oca del café escocés, aunque con toda certeza, no lo es. Pero ¿por qué no soñar?

¿Qué es la matemática? Parece que el sistema no nos prepara responder a esto. No es lo que se enseña en primaria, no es lo que se enseña en secundaria, y desde luego, no es lo que se pregunta en selectividad. Entendámonos, evidentemente que todo esto son matemáticas, pero no es representativo de lo que “La Matemática” significa.

La matemática ha sido un eje central en el desarrollo de la humanidad, ha estado imbricada no solo con cada rama de la ciencia, sino con el entendimiento de muchos otros campos. Incluso, si nos ponemos místicos, las matemáticas son tan fascinantes que incluso han guardado numerosas veces a lo largo de la historia una conexión con la espiritualidad; desde Pitágoras hasta Ramanujan.

¿Y todo lo demás?

Sin embargo, todo este aparente brillo no lucía así de espectacular cuando las estudiábamos en secundaria. Por algún motivo el sistema educativo se centra en enseñarnos sus ramas más arcaicas. Nos las muestra como una simple herramienta pero no todas las matemáticas son números. Es importante saber sumar, y multiplicar, incluso resolver una derivada por mucho que a algunos les sorprenda, pero ¿Dónde está todo lo demás? ¿Quién ha oído hablar de fractales en el instituto? De esas extrañas representaciones geométricas que se repiten una y otra vez cuanto más te acercas a ellas. Guardan relación con la anatomía humana, con la costa de un país o con la forma de una nube. ¿Y la teoría del caos? Las implicaciones de esta en el mundo que nos rodea son indiscutibles, desde la economía hasta el clima. Sin embargo, como mucho habremos escuchado hablar sobre la mariposa que bate las alas en Hong Kong.

Y quien dice esto habla de teoría de juegos, teoría de grafos, topología, disciplinas de las matemáticas. Disciplinas que no solo ayudarían a entender el mundo en el que vivimos, sino que son bellas en sí mismas. Comprender los rudimentos de cualquiera de ellas es como adentrarse en un cuento de fantasía, conociendo nuevas e increíbles bestias. Es tan elegante, tan armonioso… es poesía con valor propio.

Una oca en mi café

Esto es lo que Roberto Conejero y yo quisimos transmitir con las charlas de “Una Oca en mi Café”. Mostrar de una forma accesible la belleza de las matemáticas, sus ramas y su importancia en todo lo que nos rodea, natural o artificial. Muchas de las charlas siguen disponibles en YouTube, pero por falta de tiempo Roberto y yo tuvimos que poner fin a estas charlas de divulgación matemática. Sin embargo, Santi me ha dado la oportunidad de recuperar esa divulgación matemática que tanto echaba de menos y pienso aprovecharla a fondo hablando de vidas y números.

Porque si en lugar de enseñan los engranajes más antiguos te dejan echar un vistazo a la máquina de precisión de la que forman parte, muchos estudiantes podrán llegar a entender de verdad a lo que se están enfrentando cuando estudian matemáticas. Y comprenderlas de verdad es el primer paso para despertar vocaciones, que los números por sí solos podrían asfixiar. De otro modo, podían haber quedado dormidas hasta ser demasiado tarde. Y tal vez, solo tal vez, ese anumerismo del que nos quejamos tanto los científicos empiece a hacerse cada vez más infrecuente.

Un programa de Santi García (@SantiGarciaCC)

Un comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *