Un hexágono polar | ULÛM

Los primeros colonos sabían lo que era una pradera. Las habían visto en su tierra, pero no estaban preparados para lo que les esperaba en el corazón del Nuevo Mundo: las Grandes Llanuras. El concepto era el mismo, una extensión de tierra relativamente plana, pero el tamaño las hacía parecer cosa de otro mundo.

La escala puede infundir maravilla ante lo conocido. Nos sobrecoge y ubica en un cosmos que nos sobrepasa, en un universo para el que no somos nada y donde nuestros dramas humanos son un susurro más. En nuestros tiempos, la Tierra esconde menos secretos y nosotros somos menos sensibles a los que quedan vivos. Nuestra imaginación nos pide un nuevo Nuevo Mundo, y ese no es otro que el espacio. La inmensidad de este y de sus accidentes son las nuevas Grandes Llanuras.

Una tormenta perfecta

Estamos en Saturno, concretamente en su polo norte. Flotamos ingrávidos sobre su atmósfera de helio. Bajo nuestros pies corren vientos de más de 500 kilómetros por hora, casi el doble que el huracán Katrina, pero es otra cosa la que nos llama la atención. Se trata de una tormenta, una tormenta descomunal con forma de hexágono. Es tan grande que podría engullir cuatro Tierras, unos 18.000 kilómetros de lado a lado. Las nubes de la tormenta se iluminan con tonos azules provenientes de un gigantesco cinturón de luces fluctuantes que rodean el polo norte. Se trata de una única aurora boreal, pero monstruosamente mayor que sus parientes terrestres. A quién le importa haber olvidado comprar el desayuno cuando nuestro propio vecindario cósmico esconde cosas así.

Las velocidades de los vientos y el tamaño de sus auroras son elementos suficientes como para dejarnos con la boca abierta, pero hay algo más, algo misterioso. Hemos dicho que la enorme tormenta que anida en el polo norte tiene forma de hexágono, ¿cómo es eso posible? No hay nada igual en todo nuestro sistema solar. ¿De dónde sale esta geometría?

PINCHA SOBRE LA IMAGEN PARA SEGUIR EL ARTÍCULO EN ULÛM

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *