Seres pluricelulares; Chernobyl; energía oscura | Coffee Break

De vuelta en Coffee Break y con las pilas cargadas, porque sí, hablaré sobre Chernobyl y cómo la serie equivoca algunos temas médicos, pero también explicaremos el fallo técnico y el contexto en el cual ocurrió la desgracia. Sin embargo, de esto ya os he hablado otras cuanta veces, lo importante, lo realmente nuevo, son los seres pluricelulares y su inesperado origen. Todo esto aderezado con un estudio que pretende entender la energía oscura planteando que el espacio no es continuo, si no que está «pixelado«, que es discreto. Pero vayamos a la biología.

Fotografía de una esponja como portada del episodio de Coffee Break: Seres Pluricelulares; Chernobyl; Energía Oscura
Fotografía de una esponja

Erase una vez una célula perdida en la inmensidad del océano. Vivía rodeada de otras como ella, pero se sentía sola, así que PUM, se unió a otras. Ala, así surgió la vida pluricelular… o no. Más o menos tenemos claro que los primeros animales pluricelulares fueron los poríferos, las esponjas, pero ¿cómo llegaron a organizarse en grupos de células? ¿Cómo comenzaron a repartirse sus funciones. Pues da la casualidad de que entre los opistokontos, el clado que compartimos los animales con los hongos y otros bichos, hay unos seres unicelulares llamados coanoflagelados.

Estos seres resultan ser sospechosamente parecidos los coanocitos, unas células presentes en las esponjas. Estas se encargan de bombear agua y captar partículas nutritivas para la esponja. ¿No es sospechoso acaso que tengan un aspecto parecido? No podría esto deberse a que los antepasados de los opistokontos decidieron unirse en grupos y de toda esa innovación fueron surgiendo seres pluricelulares como los poríferos, conservando en el proceso esas células tan curiosas.

Pues eso se pensaba, pero resulta que no fue así, o al menos eso parece. Una investigación apunta a que estamos haciendo caso a las células equivocadas. La respuesta está en los poríferos, pero no en sus coanocitos, si no en otras células menos llamativas: los archeocitos. Pero dale al play, que tenemos mucho que decirte.

Un programa de Hector Socas (@hsocasnavarro)

Contertulios:

  • Francis Villatoro
  • Carlos Westendorp
  • Alberto Aparici
  • Ignacio Crespo

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *