Secuenciación del ADN y aplicaciones | A Ciencia Cierta

Imagina poder leer la información que se esconde en tu ADN, en ese eterno y grácil bucle, como decía Douglas Hofstadter. Nucleótido por nucleótido, cada una de esas «letras» que lo componen. Si has sido capaz de imaginarlo tengo algo que decirte. No solo podemos hacer eso, sino que ya no es ni noticia. La secuenciación del ADN es un clásico en la ingeniería genética.

Desde el proyecto «Genoma Humano» la secuenciación del ADN ha sufrido una revolución. Los métodos han ido sucediéndose por otros mejores hasta abaratar y acelerar tanto el proceso que ahora se encuentra al alcance de casi cualquier empresa. Se ha popularizado su uso tanto que en algunos casos se ha vuelto un producto infringiendo incluso algunas leyes.

Dibujo 3D de hebras de ADN como carátula de un capítulo de A Ciencia Cierta: Secuenciación del ADN y aplicaciones

Pero atención, que podamos leerlo no quiere decir que podamos entenderlo. Es como un libro escrito en un idioma extraño pero cuyas letras conocemos. Sabemos reconocerlas cuando pasamos la vista sobre ellas pero no tenemos ni idea de lo que está diciendo.

En este caso el panorama no está tan mal. Es cierto que no sabemos interpretar gran parte de lo que pone en nuestro ADN, pero hemos aprendido «palabras». Hemos relacionados algunas secuencias de nucleótidos con enfermedades. Algunas de estas secuencias son tan poderosas que pueden desencadenar por si solas la enfermedad, otras, simplemente nos predisponen a enfermar.

El avance que ha existido en los métodos de secuenciación del ADN en los últimos años han supuesto una revolución. Lo que antes podía tardar semanas en secuenciarse ahora tarda horas. Los tres mil millones de dólares que costó el proyecto genoma humano ahora se quedarían en calderilla. Todo esto abre paso a una nueva época donde estudiar los ladrillos básicos de la vida es asequible y aprender cómo fallan, una realidad.

Un programa de Antonio Rivera (@meteolp)

Contertulios:

  •  José Blanca
  • Joaquín Cañizares
  • Ignacio Crespo

Un comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *