¿Qué es el SIDA? | A Ciencia Cierta

Cuando algo afecta a la salud nos echamos las manos a la cabeza. Cotorreamos sin parar y nos creemos con la sabiduría de un doctor en medicina solo porque tenemos un cuerpo. El equivalente es creerse preparado para hablar sobre física de partículas por estar hecho de átomos. Cuando se habla sobre el SIDA no es una excepción. La gente opina del mismo modo y los argumentos se vuelven secundarios. La diferencia está en que esta enfermedad se tercia a la conspiranoia, y es entonces cuando los mitos brotan como setas.

El SIDA y el VIH no son lo mismo, tal vez deberíamos de empezar por ahí. El VIH es el virus de la inmunodeficiencia humana. Este, tras haberse cronificado y diezmado a nuestro sistema inmune durante años, comienza a expresar el síndrome de la inmunodeficiencia adquirida (SIDA). Y esta es solo la punta del iceberg de la desinformación.

Representación artística del VIH como carátula de un capítulo de A Ciencia Cierta: La verdad sobre el SIDA
Representación artística del VIH

El desconocimiento de la población sobre esta enfermedad es sorprendente. Una infección que pudo haber acabado con nuestra especie tal y como la conocemos si tan solo hubiera brotado 30 años antes. Una catástrofe de proporciones mundiales con implicaciones sociales, éticas e incluso religiosas.

Mucha gente desconoce que una persona con VIH puede no ser contagiosa. De hecho, puede no tener ningún tipo de síntoma. Es la ciencia de los antirretrovirales. La infección del virus es crónica. Siempre estará ahí, integrado en nuestro ADN; pero podemos hacer que no se exprese, que no se replique y que esté tan «hecho polvo» que suponga una amenaza.

Mientras uno pasa por la vida de espaldas a temas de primera importancia sanitaria, los charlatanes picotean la carroña. Venden plantas que prometen curar el SIDA alejando a los enfermos de las terapias realmente efectivas. Condenándoles a ellos a una muerte segura, y a otros a ser infectados; tal y como pasó en Sudáfrica.

La iglesia tampoco se queda al margen. El uso del preservativo sigue estando desaconsejado de forma activa por el Vaticano, con el riesgo de exposición que eso supone.

En resumen, la desinformación es peligrosa. Nos pone en riesgo y estigmatiza a quienes ya de por sí, están pasando por una situación difícil.

 

Un programa de Antonio Rivera (@meteolp)

Contertulios:

  • Sandra Ortonobes
  • Daniel Orts
  • Chema Arcos
  • Ignacio Crespo

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *