¿Por qué pican los mosquitos? | Tres Pies al Gato

Con el verano llega el calor, con el calor las ventanas abiertas para no morir asfixiados durmiendo, y con las ventanas abiertas llegan los mosquitos. Esos pequeños bichejos tan pendencieros que da igual cuánto te tapes. Conseguirán apañárselas para sortear las sábanas y clavarte su labrum.

Son bestias entrenadas para clavarnos esa maravilla tecnológica que tienen por boca. Eso está claro pero más allá de la trompetilla desmontable con la que deciden hacérnoslas pasar canutas ¿Cómo nos encuentran?

Los mosquitos ven, eso por supuesto, pero no solo nos encuentran a nosotros en la oscuridad, sino que saben dónde picar. Puede que algún mosquito despistado te pique en la planta del pie. Pero, por lo general lo evitan, saben que por ahí no hay demasiada sangre, buscan algo más irrigado, algo más jugoso.

Para encontrar eso no llega con sus sensuales ojos compuestos. Necesitan algo más, otra forma de detectarnos. ¿Cómo lo hacen?

La tradición habla, cuenta cosas sobre que los mosquitos pueden oler la sangre dulce y que por eso pican más a Jacinto que a Benigna, pero la cosa no cuadra. Los azúcares de la sangre no se evaporan por arte de magia llegando hasta los receptores de nuestros amigos con alas. Ni diabetes ni tonterías, aquí tiene que haber algo más y este podcast tiene la respuesta. Ya os adelanto que la respuesta no está en la sangre, sino en tus pulmones.

 

Síguenos en:

Escucha el resto de episodios de “Tres Pies al Gato”:  AQUÍ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *