Magia y neurociencia | A Ciencia Cierta

No es demasiado aventurado decir que los primeros estudiosos de la percepción fueron magos. Personas que buscaban entretener, engañar o simplemente ponerse a prueba, encontrando las fallas en nuestro cerebro. Buscando esos puntos ciegos de los que aprovecharse. Esos apaños de nuestra percepción que tan buen resultado nos dan para sobrevivir en la naturaleza, pero que nos alejan de percibir lo que realmente ocurre en nuestro alrededor. Hablemos de magia y neurociencia, dos disciplinas hermanadas por la historia, pero también por el presente.

Foto de stock de un mago oculto en la oscuridad lanzando las cartas de una mano a la otra como portada del episodio de A Ciencia Cierta: Magia y Neurociencia
Foto de stock de un mago oculto en la oscuridad mientras se flipa con sus habilidades con las cartas.

Nuestro cerebro no percibe el mundo como exactamente es. Esa maraña de neuronas es una máquina de aproximar. Un dispositivo que funciona haciendo predicciones grosso modo. No nos cuenta qué ocurre exactamente en el exterior de nuestro cuerpo, nos da apenas las principales pinceladas del boceto para que nosotros completemos todo lo demás. Este es el gran puente que une magia y neurociencia, los límites de nuestra percepción.

Las ilusiones ópticas son bugs en nuestra mollera, errores explotados por magos y que los neurocientíficos están utilizando para entender cómo funciona exactamente la visión. Pero la relación no se queda aquí, la atención es la hermana fea de las funciones cognitivas superiores, pero una pieza central en nuestro funcionamiento cerebral. Sin ella no somos nada y los magos (y carteristas) saben cómo aprovecharse de esto. Saben cómo pastorearla para ubicarla donde no ocurre nada y jugar impunemente en las zonas muertas.

Mientras tanto otros profesionales del engaño se aprovechan de nuestra memoria, mucho más compleja y parcelada de lo que creemos, saturando nuestra memoria de trabajo y convirtiéndonos en Dorys de la vida. Cuando magia y neurociencia se unen es cuando realmente descubrimos el mayor truco de magia de todos: que a pesar de nuestro falible cerebro sigamos vivos.

Un programa de Antonio Rivera (@meteolp)

Contertulios:

  • Daniel Gómez
  • Pablo Fernandez
  • Ignacio Crespo

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *