Hiperactividad; simulación de un Universo, meteoritos marcianos | Coffee Break

Cuentan las noticias que unos científicos han logrado crear una inteligencia artificial capaz de simular un Universo pero que «ni siquiera ellos saben cómo funciona». Por suerte, ya está Coffee Break para desmentir este sinsentido. Aunque no todo va a ser destructivo, también tenemos cráteres marcianos que hacen que dudemos sobre nuestro entendimiento de los cráteres lunares. Algo no cuadra y es posible que estemos a las puertas de un cambio gordo de perspectiva. Charlaremos sobre lagartijas que dividen sus poblaciones entre individuos ovíparos y vivíparos y cómo parece ser que esto está dividiéndolas en dos especies diferentes. Aunque el grueso que os vengo a vender es otro: el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH).

Astrocito teñido con anticuerpos GFAP y vimentina. Fotografía de Gerry Shaw como portada del episodio de Coffee Break: Hiperactividad; simulación de un universo, meteoritos marcianos
Astrocito teñido con anticuerpos GFAP y vimentina. (Fotografía de Gerry Shaw)

Por petición de Aparici (quejas a él) la explicación del paper de hiperactividad empieza con una macrointroducción sobre las principales células que componen el cerebro y cómo se distribuyen. En ese extraño lío de cables, las neuronas y la glía están más ordenaditas de lo que podéis pensar. Hablemos sobre los distintos tipos de neurona, sobre cómo funcionan y sobre todo sobre sus primas olvidadas, las células de la glía. Microglía, oligodendrocitos, astrocitos y células de Schwann.

Vayámonos por las ramas hablando del cerebro de las aves y de los ganglios basales. La sustancia blanca y la gris, que el cerebro no es lo que tu crees porque «brain» suele ser equivaler a encéfalo. Es hora de explicar la diferencia entre sistema nervioso periférico y central y disparar términos como «nódulos de Ranvier«. Tras el minimaster exprés toca lo importante: hablar sobre hiperactividad.

Para enteraros de todo tendréis que escuchar el podcast, pero os adelanto que parece que se ha descubierto una posible explicación para la hiperactividad en modelos murinos (más conocidos como ratones) De hecho, para que tiene que ver con los astrocitos y el núcleo estriado. Y hay más, han conseguido revertir los efectos en estos ratones, así que, no lancemos las campanas al vuelo, pero la situación pinta bien.

Un programa de Hector Socas (@hsocasnavarro)

Contertulios:

  • Sara Robisco
  • Mariam Martínez
  • Carlos Westendorp
  • Alberto Aparici
  • Ignacio Crespo

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *