Ciencia soviética | A Ciencia Cierta

Los soviéticos, los malos de tantas películas de acción. No solo han sido historia, si no que tienen su lugar dentro de nuestro imaginario colectivo. Sin embargo, poco se habla de su curiosa perspectiva de la ciencia y la tecnología. Conocemos la carrera espacial y cómo se desarrolló la guerra fría, pero la contaminación de la ideología soviética llegó mucho más allá. Hablemos de ciencia, pero de ciencia soviética.

Símbolo de la Unión Soviética como carátula del episodio de A Ciencia Cierta: Ciencia Soviética
Símbolo de la Unión Soviética

Una sociedad donde una ideología toma el cariz de verdad objetiva puede ser muy peligrosa para la ciencia. En el caso de la Unión Soviética fue el materialismo dialéctico, una filosofía que extendió sus zarcillos hasta doblegar a los historiadores, a los filósofos, a los artistas y por supuesto, a los científicos.

La genética fue considerada durante cierto tiempo como una ciencia «pequeño burguesa», de hecho Stalin la prohibió.

Digamos que no fue el mejor de los momentos para la historia de la ciencia, sin embargo, dentro de todo ese embrollo, algunas disciplinas pudieron florecer, disciplinas como la física de partículas y la neurociencia. La ciencia soviética fue un panorama peculiar de nuestra historia que nos ayuda a entender cómo funciona el progreso, cómo se contamina con la ideología y cómo un caldo de cultivo adecuado puede sembrar el desastre.

Un programa de Antonio Rivera (@meteolp)

Contertulios:

  • Fernando Cervera
  • Irina Gorkova.
  • David Ibáñez
  • Ignacio Crespo

Un comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *